El poder de la luz, fotografía y más

Desde un punto de vista humanista, de todos es conocida la importancia de la luz en el ser humano, en cómo influye en el carácter más o menos abierto de un pueblo. No hay más que ver la diferencia entre los habitantes de países mediterráneos, donde la luz es intensa, frente a aquellos que habitan en países con luz mucho más escasa y tamizada, como son los rusos o nórdicos.

Pero la importancia de la luz va mucho más allá y traspasa otras fronteras y campos de conocimiento, como el arte, el diseño y, por supuesto, la fotografía.

A mediados del siglo XX, el principal exponente del Minimal Art, Dan Flavin (1933-1996), irrumpe en el escenario artístico con sus neones de diferentes colores, poniendo de manifiesto una máxima:
“la transformación del espacio a través de la luz”. Al hilo de ello queda más que demostrado, y si no que se lo pregunten a los diseñadores de interiores, cómo tan solo con un elemento como la luz es posible recrear un ambiente y evocar atmósferas.

Dan Flavin luz y fotografía

Dan Flavin y la luz

Y, por supuesto, la luz es el elemento fundamental si hablamos de fotografía. Composición, enfoque, técnica, sentido estético… determinan una buena fotografía. Pero es la luz lo que permite esa toma. Sin luz no hay fotografía. Todo lo que captamos cuando fotografiamos es la luz y su incidencia en los objetos. Incluso, voy más allá, muchas veces la propia composición depende y varía en función de cómo nos situemos frente a la luz, en exteriores, o de cómo situemos las herramientas que nos proporcionan la luz, en un interior.

Fotografía con luz nocturna: Torre de Londres

Fotografía con luz nocturna: Torre de Londres

La Luz es vida y es arte.

Share This:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    *