Our Blog

Desde un punto de vista humanista, de todos es conocida la importancia de la luz en el ser humano, en cómo influye en el carácter más o menos abierto de un pueblo. No hay más que ver la diferencia entre los habitantes de países mediterráneos, donde la luz es intensa, frente a aquellos que habitan en países con luz mucho más escasa y tamizada, como son los rusos o nórdicos.

Pero la importancia de la luz va mucho más allá y traspasa otras fronteras y campos de conocimiento, como el arte, el diseño y, por supuesto, la fotografía.

A mediados del siglo XX, el principal exponente del Minimal Art, Dan Flavin (1933-1996), irrumpe en el escenario artístico con sus neones de diferentes colores, poniendo de manifiesto una máxima:
“la transformación del espacio a través de la luz”. Al hilo de ello queda más que demostrado, y si no que se lo pregunten a los diseñadores de interiores, cómo tan solo con un elemento como la luz es posible recrear un ambiente y evocar atmósferas.

Dan Flavin luz y fotografía

Dan Flavin y la luz

Y, por supuesto, la luz es el elemento fundamental si hablamos de fotografía. Composición, enfoque, técnica, sentido estético… determinan una buena fotografía. Pero es la luz lo que permite esa toma. Sin luz no hay fotografía. Todo lo que captamos cuando fotografiamos es la luz y su incidencia en los objetos. Incluso, voy más allá, muchas veces la propia composición depende y varía en función de cómo nos situemos frente a la luz, en exteriores, o de cómo situemos las herramientas que nos proporcionan la luz, en un interior.

Fotografía con luz nocturna: Torre de Londres

Fotografía con luz nocturna: Torre de Londres

La Luz es vida y es arte.

A propósito de la exposición de Josef Albers que acabo de visitar en la Fundación Juan March y que recomiendo encarecidamente vayáis a ver, aprovecho para reivindicar la importancia del color en la comunicación gráfica.

Cuando hablo de la importancia del color no me refiero únicamente al aspecto psicológico del color, que por supuesto lo es, sino también a lo que Josef Albers nos demostró con su obra, su actividad pedagógica y su investigación sobre el color: la interacción del mismo. En 1963 publica su libro La interacción del color (Yale University), donde deja perfectamente clara su teoría después de estudiar y enseñar el color de forma experimental.

Este estudio nos lleva a la conclusión de que la percepción visual casi nunca ve un color como es en realidad, como es físicamente. De manera que se puede considerar el color como el medio más relativo que se emplea en el arte y, por supuesto, también en el diseño. Por eso es muy importante tener en cuenta, cuando lo usamos en diseño gráfico, que el color engaña continuamente. Y esto por varios motivos, que podríamos reducir a dos básicamente.

El primero, el propio ojo. Una misma intensidad de onda cromática es “interpretada” de forma distinta por cada ojo. Albers pone el ejemplo del color rojo. Si decimos “rojo” (nombre de un color) y hay cincuenta personas escuchándonos, seguramente habrá cincuenta rojos en sus mentes, y todos ellos diferentes. Incluso si es uno muy concreto, por ejemplo, el rojo Coca Cola, que es el mismo en todos los países, seguirán pensando en rojos diferentes. Esto no sólo es teoría, yo lo he practicado con diferentes grupos de alumnos y una carta de color universal establecida (Pantone), y así ha sido.

Si esto ocurre con un sólo color, imaginemos lo que ocurre cuando entran en acción distintos colores. Aquí vamos al segundo de los motivos, objeto de la obra e investigación de Albers, la interacción de distintos colores entre sí y las “ilusiones ópticas” que pueden llegar a producir. Pongamos un ejemplo práctico muy simple que ayuda a comprender esto. Si pregunto cuántos colores veis en la fotografía que se muestra a continuación, cuál sería vuestra respuesta?

albers_interaccion_color

Quien así lo desee puede responderse a si mismo o responder en público en este blog. En cualquier caso, y después de haber realizado en muchas ocasiones y con diferentes grupos de personas este experimento, os doy la respuesta mayoritaria (aproximadamente un 90%): 4 colores. Sin embargo, esa respuesta es errónea. No hay 4 colores (2 masas de color de fondo y 2 cruces de diferente color), sino 3. Las 2 cruces son del mismo color, pero funcionan de forma diferente al superponerse a fondos diferentes.

Pero el color no sólo engaña, también produce efectos diferentes según sus combinaciones con otros colores. Veamos un ejemplo con dos colores básicos: azul y rojo. Se trata de dos colores que por sí mismos diríamos que funcionan muy bien. Se leen bien, se identifican bien y transmiten bien (calor/frío): Rojo / Azul.

Ahora bien, qué ocurriría si los combino de esta forma como muestra la imagen?

Interaccion-rojo-azul

Pues ocurre que alcanzamos a leer el texto, pero en cuestión de segundos el ojo se empieza a cansar y el texto empieza a vibrar sobre el fondo, de manera que se dificulta enormemente su lectura. Recuerdo el programa de mano de una obra de teatro que hubo en Madrid hace ya muchos años, no diré cuál, cuya portada era toda así. Ignoro si la intención del diseñador cuando la diseñó era producir desasosiego en la mente del espectador. Si es así, enhorabuena, lo consiguió. Si no, si simplemente se trababa de una elección aleatoria de dos colores para dicho folleto, la elección diría que fue, cuando menos, poco acertada.

Albers va incluso más allá en sus investigaciones y, como buen integrante de ese movimiento clave para el arte y el diseño desde el siglo XX hasta nuestros días, La Bauhaus, exporta su teoría a otros ámbitos en los que también cuenta la ilusión óptica en función de las diferentes texturas y/o masas de color que generan: la tipografía y la fotografía.

Al margen de su investigación sobre el color y de mis propias apreciaciones al respecto, recomiendo ver la primera exposición retrospectiva que se hace de este artista en España, “Josef Albers: medios mínimos, efecto máximo” en la Fundación Juan March de Madrid, que se puede visitar hasta el próximo 6 de julio de 2014.

 

Este post es una recomendación hacia dos colegas que, sin ellos saberlo, me están enseñando bastante.

En el proceso de revelado fotográfico digital, actualmente trabajo con Adobe Bridge + Camera RAW + Adobe Photoshop. Pues bien, tenía una asignatura pendiente que ya no he querido demorar más y me he puesto con ella: Adobe Lightroom. Un fantástico programa de revelado, catalogación y gestión para fotógrafos. Un programa muy potente y versátil, que además acaba de dar un salto cualitativo en su versión 5.

En dos ocasiones he querido apuntarme a cursos presenciales del mismo, pero por compromisos laborales no pude asistir. Así que opté por aprenderlo de forma autodidacta apoyándome en el libro “Fotografía inteligente con Lightroom 5”, que recientemente ha publicado José María Mellado, fotógrafo de culto. Libro del que, como diseñadora gráfica, he de decir que no solo me sedujo por el contenido, sino también por la forma. Es un libro de diseño, maquetación y edición impecable. Y, por supuesto, muy didáctico.

Como soy de las que aprenden mejor este tipo de cuestiones técnicas viendo y oyendo más que leyendo, quise apoyarme y completar la lectura del libro con algún tipo de tutorial más visual.

Así fue como me topé con la web sololightroom.com, y los tutoriales que su autor, Pablo Pando, expone en la misma. No conozco personalmente a este emprendedor aficionado a la fotografía, la tecnología, la formación y el arte… diría que en general a las humanidades, pero desde aquí le agradezco su aportación social y empresarial. Estuve viendo algunos de los totorales gratuitos e, inmediatamente me di de alta en la versión Premium por una pequeña cuota, pues sin duda merece la pena.

Para ilustrar este post, he seleccionado una fotografíaa realizada por mi, antes y después del revelado.

Las cosas cambian constantemente y quienes quieren tener éxito en aquello que hacen, deben tenerlo muy presente. Nosotros queremos estar al día y por eso hemos decidido hacer una remodelación de nuestra página web y realizar una serie de mejoras destinadas a ponértelo más fácil.

Algunos de esos cambios incluyen la mejora en la accesibilidad a la web, con una navegación más sencilla e intuitiva, y la creación de lo que hemos llamado “Cuaderno de Diseño”, un espacio que próximamente publicaremos en el que podrás encontrar noticias y reflexiones sobre el mundo del diseño y del arte, referencias, apuntes y curiosidades fruto de nuestra pasión por lo que hacemos.

Nuestro objetivo con esta actualización ha sido mejorar la manera en la que puedes acceder a nuestra web, navegar por ella y obtener la información que necesitas, por eso te animamos a dejarnos tus sugerencias y comentarios si encuentras algún aspecto que crees que podría mejorarse o incluso si hay algún aspecto que te sea especialmente útil y quieres recalcarnos tu conformidad con él. ¡Tu opinión es muy importante!